Gracias a Dios ahora estamos en pleno fin de semana y podemos relajarnos un poco… o más de lo normal. Y para contribuir a eso hoy les quiero traer más de esta divertida recopilación de Premios Darwin a las muertes más extrañas, absurdas y raras que el mundo ha visto, y el internet ha guardado para la posteridad.

001 161x175 Premios Darwin: Las muertes más extrañas, absurdas y raras (Parte 3)

¡Pica, pica!” – En 1598 Felipe II El Prudente vería frustrado su deseo de festejar el cambio de milenio debido a una fuerte ptiriasis, la cual es una forma elegante de decir invasión masiva de piojos. Por lo menos podemos suponer que murió con una sonrisa en el rostro.

ladron 143x175 Premios Darwin: Las muertes más extrañas, absurdas y raras (Parte 3)

Tropiezo desafortunado” – Santiago Alvarado, un amante de lo ajeno, murió desempeñando su arriesgada profesión al tropezar y caer desde el techo de un negocio que quería robar. Si bien la caída no fue tan grave, el ladró, con mucho estilo, se había puesto una linterna en la boca, lo cual le provocó la muerte atravesándole el cráneo al aterrizar de boca.

inspiracion desarrollo personal en la carcel 21111411 250x175 Premios Darwin: Las muertes más extrañas, absurdas y raras (Parte 3)

Valió la pena” – No estoy seguro de por qué la siguiente historia fue galardonada, pero creo que lo absurdo no fue la muerte en sí, sino lo que la rodea. Jean-Baptiste Mouron fue sentenciado a 100 años de prisión en el año 1684, condena que cumplió íntegramente sólo para morir pocos años después de haber salido libre.

Fuente